El requerimiento de energía en invernaderos es constante y elevado. Esto significa que una solución CHP de 2G rinde aún más en este entorno, y no solo en forma de electricidad y calor.

Las frutas y verduras frescas son extremadamente populares, y no solo entre los chefs. Para garantizar que los tomates, fresas, pimientos, etc. estén disponibles durante todo el año, se requieren invernaderos que simulen el entorno natural de las plantas lo más fielmente posible. Esto incluye la temperatura adecuada, así como suficiente luz durante la fase de crecimiento, escenario ideal para el uso de la cogeneración. Estas condiciones se ven reforzadas aún más por la opción de utilizar el CO2 y así apoyar el proceso de crecimiento de las plantas.

Los invernaderos precisan gran fiabilidad del sistema de cogeneración: la producción y la calidad del producto final dependen en gran medida de una fuente de alimentación continua y bien regulada.

Otra manera de entender los invernaderos

La tecnología en invernaderos se puede optimizar mediante la regulación específica de la luz, la sombra, el agua, los nutrientes y el calor. Lucas Gesenhues, del equipo de ventas internacional de 2G explica: “El diseño y el tamaño del sistema de cogeneración dependen en gran medida de la región, el producto que se está cultivando y el modelo comercial del operador. El hecho de que el operador tenga una cadena de procesamiento adicional, una cámara frigorífica o un sistema de iluminación para el invernadero también juega un papel clave para el concepto energético y su eficiencia económica”.

Un sistema de iluminación artificial consume una cantidad significativa de energía en el invernadero, pero también hay muchos otros pequeños consumidores como sistemas de riego, bombeo o sistemas de monitoreo y control.

Tiempos de funcionamiento en función del consumo de calor.

Además de cubrir los requisitos de demanda eléctrica, el diseño de un equipo que se adapte a las necesidades de calefacción también es esencial al instalar sistemas de cogeneración en invernaderos. Los sistemas de cogeneración en invernaderos generalmente operan de 3.000 a 4.500 horas anuales; esto varía según el proyecto. En aplicaciones tradicionales como centros de jardinería en los países del Benelux, tenemos intervalos de operación de aproximadamente 4.000 horas, que tienen lugar exclusivamente en la temporada de cultivo. Según Gesenhues, no son solo las condiciones climáticas exteriores o la temporada lo que es clave, sino toda la interacción entre la temperatura, el sol, el riego, etc.: “En los invernaderos, lo importante es apoyar el crecimiento de cada tipo de cultivo de manera óptima en todo momento. Tenemos esto en cuenta desde la etapa de ingeniería. Para el control de la planta, por lo tanto, es esencial hacer coincidir las propiedades técnicas y las características del sistema de cogeneración con parámetros como la humedad, las temperaturas o el contenido de CO2 del aire.

 

La fertilización con CO2 aumenta aún más la eficiencia

Además de la cobertura habitual de los requisitos de electricidad y calor con CHP, la eficiencia de los invernaderos aumenta aún más, ya que el CO2 liberado en el proceso de combustión se puede utilizar para fertilizar las plantas. Esto funciona de la siguiente manera: las sustancias nocivas de los gases de escape, como el monóxido de carbono y los óxidos de nitrógeno, se neutralizan en una reacción catalítica. Lucas Gesenhues también hace referencia a la interacción del CO2 con la electricidad y el calor generados: “El CO2 siempre se agrega cuando hay fotosíntesis, es decir, cuando hay luz del día. Para invernaderos sin iluminación, solo durante el día, para invernaderos con iluminación artificial, también durante la noche en algunos casos. Con nuestra tecnología de cogeneración, podemos suministrar CO2 según sea necesario.

 

Un potencial enorme para la tecnología de cogeneración en invernaderos

Muchos invernaderos en todo el mundo ya confían en los beneficios de un suministro de energía confiable y eficiente utilizando tecnología CHP con fertilización con CO2. Lucas Gesenhues resume: “El beneficio triple de suministro de energía, suministro de calor y fertilización con CO2 significa que un sistema de cogeneración se puede utilizar en prácticamente cualquier invernadero. Con nuestra amplia experiencia en proyectos a nivel global, podemos suministrar soluciones individuales y hechas a medida para cualquier aplicación”.